La recuperación de nuestro fuego femenino nos devuelve nuestra capacidad de elección, claridad, dirección, y la ferocidad para proteger lo que amamos.